Saltar al contenido

Olga Alava Miss Earth para revista Vistazo


Ruth
 Share

Recommended Posts

398941_294171390651257_166049693463428_680673_1429293404_n.jpg

Olga Álava: La belleza serena

Mariana Romero

Nada altera el equilibrio de Olga Álava. Un día perdió la corona de Reina de Guayaquil, luego el Miss Ecuador, pero el mundo supo reconocer en ella sus méritos y coronarla como la soberana de la Tierra.

img_5021miss.jpg

Todo en Miss Tierra, Olga Álava Vargas, luce como un dechado de sentido común. Es una joven dulce, firme, de 24 años, que parece no inmutarse por nada. Sabe que esta corona lograda en diciembre en el tercer concurso importante del mundo no es fÁcil, porque debe reportar mensualmente las actividades ambientales que hace en favor de la naturaleza.

Todo esto parece no costarle mayor esfuerzo. Total... ya ha comido gusanos mayón en el Oriente, alacranes en la China (que sabían a papitas fritas según dice), es experta conocedora de la reforestación de los pijíos, (Árboles en extinción), acaba de visitar una planta recicladora en las Islas GalÁpagos, se ha reunido con las autoridades ambientales del Ministerio y continuamente estÁ metida hasta la cintura en los manglares. En un mes viajarÁ a África a la isla Reunión, una colonia francesa, y luego a TaiwÁn a participar en una conferencia mundial sobre medio ambiente. Al preguntarle qué nos diferencia a los latinoamericanos de los orientales dice: “La mujer latina estÁ llena de felicidad, de positivismo, muy carismÁtica. En ese continente adoran a las reinas y la verdad es que sonrío mucho porque esa es la ventana del alma, lo que refleja lo que en verdad eres”. ¿Cómo vencer a 85 competidoras toda ellas muy hermosas? “Desde el día en que llegué a Filipinas dije ‘este es mi concurso’, me lo metí en la cabeza. Yo ya había vivido en Asia y conocía la cultura, la comida. Nunca paraba, me maquillaba yo misma, departía mucho con mis compañeras para conocerlas. Entendí también que para poder ser reina debía convertirme en la vocera de la organización, y si no puedes convencer a los jurados, no pasarÁ nada por muy bella que seas, yo me interesé de verdad por todo, por eso el inglés me permitió desenvolverme muy bien. Siempre lista, siempre arreglada. No solo fueron mis padres los que me apoyaron, la prueba es que un grupo de filipinos estaba con la bandera del Ecuador”.

Uno no es profeta en su tierra. Haber quedado en cuarto lugar del Miss Ecuador hizo que Olga se decepcionara mucho, porque consideraba que merecía un mejor puesto, algo que con el tiempo le ha resultado anecdótico. “Yo me preparé mucho en el Miss Ecuador y perdí. Una llamada telefónica del missólogo José Hidalgo la sacudió. “Te han desmerecido en el Miss Ecuador, el Miss Tierra te harÁ resaltar” le dijo Hidalgo a Olga, quien le apostó a su belleza trigueña y la preparó en inglés para preguntas y respuestas. “Aquí estamos acostumbrados a ver mujeres trigueñas de cabello oscuro, pero Olguita tenía la personalidad y la actitud. El certamen busca una mujer con mucho desenvolvimiento en escenario, porque las asiÁticas son un poco apagadas. Si con Jennifer llegamos al segundo, con ella podemos ganar, me convencí y la convencí. En los concursos internacionales no hay amarres, ni prebendas debajo del tapete, por eso confío en ellos”.

El diario ABC de España tituló “Ecuador, la mÁs bella de la Tierra”, le pregunto si ella se siente así. “Cuando alguien me lo dice tan seguido y es una apreciación de un jurado internacional por el conjunto que me envuelve, pues hacen que me sienta así, la belleza es una apreciación de la gente. Lo que digo es que estoy lista para compartir con el mundo”. Olga había pasado antes por el reinado de Guayaquil, donde quedó virreina. “Cuando perdí, me puse a llorar y luego, cuando vino la derrota en el Miss Ecuador, esa tranquilidad la había formado de la experiencia que fui adquiriendo, lo que los expertos llaman inteligencia emocional. Ahora no me caigo por nada”. Este reinado que la ha convertido en vocera del medio ambiente, la hace una entendida en el caso del Yasuní, dice que este compromiso de protección con la naturaleza, es un proceso. “La reserva Yasuní es maravillosa, no se puede entrar en canoa a motor sino a remo, y yo trabajo por su preservación. En el Miami Fashion Week se llevarÁ una colección de trajes de baño inspirada en el Yasuní”.

La mayor anécdota de quien escribe esta entrevista, estÁ relacionada precisamente con Olga Álava, y se produjo hace unos años atrÁs cuando Vistazo buscaba candidatas para su concurso “Chica de la temporada”. Olga llegó a la recepción y dijo “Sé que usted me busca para que haga unas fotos en traje de baño, aquí estoy”. Le pedimos disculpas por no ser ella la joven a la que habíamos observado en un fashion week. Muy tranquila se dio la vuelta y se despidió. “No pasa nada, señora”, dijo con una sonrisa. En ese momento no sabíamos que estÁbamos dejando a un lado a quien luego se convertiría en reina de belleza mundial. Cinco años después el mundo le ha reconocido sus méritos.

https://www.vistazo.com/impresa/gente/

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios

Invitado
Este tema esta cerrado para más respuestas.
 Share

×
×
  • Crear Nuevo...