Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0
Marinaesp

Teresa Sánchez, Miss Nacional y 1ª dama de Miss Universo

3 mensajes en este tema

0000029617x440jpg000.jpg

"No me gustaba lo que veía, en Milán hice las maletas y me volví a Sevilla"

Miss Nacional en Miss España y primera dama de honor en Miss Universo. Sus dos mejores títulos son Enrique y Antonio, sus hijos. Trabaja en Peletería en El Corte Inglés.

Teresa Sánchez, en San Juan de Aznalfarache, donde vive.

DE San Jerónimo a Miami. Del taller de motos que regentaba su padre al concurso de Miss Universo en 1985, del que volvió como primera dama de honor. Detrás de Puerto Rico, delante de Zaire. Teresa Sánchez (Sevilla, 1964), una Miss atípica.

-¿Llegó a lo más alto?

Desde Amparo Muñoz, ninguna española volvía con corona de un concurso de Miss Universo.

-¿Por qué se bajó del carro?

Yo soy una persona muy normal. Por eso mi caso se vio como anormal. Me presenté al concurso de Miss España por diversión, porque te abría una oportunidad, a mí me la dio en Madrid, Barcelona y Milán. Pero me di cuenta de que ésa no era mi vida. La oportunidad venía con un paquete muy amplio, y el paquete a mí no me gustaba. Me subí al primer tren, lo aproveché y en la primera estación me bajé.

-¿Qué le atraía y qué le repelía?

En principio, me atraía todo. Me encantaba y me sigue encantando la moda. Soy una enamorada de las pasarelas. Mi trabajo está relacionado con la moda. Decidí no seguir adelante. En Milán hice las maletas y me vine a Sevilla.

-¿No le gustaba la Champions League de la moda?

Se ve muy bonito desde fuera. Por dentro es muy duro. Entonces más. Había mucha competencia, tenías menos apoyo que ahora. Era un mundo fascinante, pero no me apetecía el precio que tenía que pagar por ello.

-¿Le llovieron ofertas, la reclamaron para el cine o la televisión?

Me llamó José Frade para hacer cine. Hice las pruebas del Un, dos, tres, estuve dentro, pero dije que no porque pedían exclusividad.

-Hoy abunda el perfil de modelo pareja de futbolista: Kiko, Guti, Casillas, Karembeu, Aitor Ocio...

Cuando yo era jovencita, iba a las fiestas que organizaba el club de rugby de San Jerónimo. Siempre fue un barrio muy rojo, muy de izquierdas. Los jóvenes teníamos que buscarnos la vida, aquello era el culo del mundo.

-Lo más sorprendente es que se casó con el novio que tenía antes de ser miss...

Este año hacemos 25 años desde que nos conocimos. Enrique era amigo del escaparatista de la boutique en la que yo trabajaba. Nos casamos un mes antes de la Expo en la capilla del Museo.

-¿Qué supuso concursar por Miss Universo?

Por un lado, la ilusión, la fascinación por todo eso. Por otro, el miedo ante la posibilidad de que saliera Miss Universo. Me hubiera tenido que quedar allí un año. En Miami conocí a Rocío Jurado. Tuve ocasión de conocer a personas muy influyentes como José María García o Antonio Gala.

-Venezuela producía misses y petróleo. ¿Se acabó eso con el protagonismo de Chávez?

Allí siguen preparando a las niñas para que lleguen muy lejos en el mundo de la belleza. En mi época no se permitían las cirugías plásticas. Quisieron impugnar el concurso porque Puerto Rico se había operado la barbilla. La belleza hoy está más enmascarada.

-¿Las ciudades bonitas utilizan la belleza para maquillar otros defectos?

Puede ser. Si lo dice por Sevilla, yo no le veo ningún defecto. Para mí es el sitio perfecto.

-¿Sigue siendo mujer de barrio?

Y me moriré siéndolo. Aunque soy muy camaleónica y me adapto muy bien a todos los lugares en los que he vivido.

-¿Qué perdió con lo que ganó?

Mi intimidad, mi yo auténtico. No podía salir en chándal o sin maquillar de mi casa.

-¿Cómo encajó su familia toda esa parafernalia?

Con una mezcla de orgullo y de miedo, que quizás se lo transmití yo misma. No me fiaba de nadie. Los trofeos de Miss España y Miss Universo se los dejé a mi madre cuando me casé y me fui de casa.

-Como si su madre fuese la reina de la belleza...

Es que para mí lo es.

-Se llamaban por el lugar geográfico, como en la mili.

Sí. Allí éramos España, Puerto Rico, que se llamaba Débora, Israel, Italia. No teníamos nombre.

-¿La belleza es vida o la vida es bella?

La vida es bella. Aunque no siempre es bella, es corta y a veces se hace larga.

-¿A sus hijos les relata su experiencia como un cuento de hadas?

Se ríen. El mayor, Enrique, a veces ve un video por internet en el que hablamos las cinco finalistas de Miss Universo. Les resulta un poco ajeno. Si fueran niñas...

-Fue una miss de los 80...

Una época muy revolucionada. Todo estaba permitido. Ahora parece que hay más control y leyes que marcan las pautas...

-Estaban las chicas Un, dos, tres y las chicas Almodóvar...

Muy descocado todo.

-¿Sigue siendo roja?

Es lo que he mamado. Mi padre tenía el taller de motos junto a la Fasa-Renault. Cuando la muerte de Franco y la legalización de los partidos, era el que guardaba las octavillas en el soberao del taller.

-¿Estaba la política de moda?

Era inevitable. Yo tuve un serio conflicto conmigo misma porque una vez participé en la campaña electoral con el PSOE, en la época de Felipe González. Mis ideas políticas son mías, de nadie más. Mi madre me tranquilizó, me dijo que sólo estaba haciendo un trabajo. Hicieron un casting y me eligieron a mí. Es verdad. Era un trabajo. Y no pasó nada.

0

Compartir este post


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

;)
0

Compartir este post


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

:wub:
0

Compartir este post


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!


Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.


Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  
Seguidores 0