Saltar al contenido

Estamos activos en nuestras redes sociales, síguenos en Instagram y Twitter !Stay updated!

Twitter Instagram
  • admin
    admin

    “La viralización de lo de Miss Perú es resultado de la sensibilización lograda por los colectivos feministas”

    Fuente

    Lo supo el mundo: En la celebración del último Miss Perú, las participantes cambiaron la enunciación de sus “medidas” por la de los datos de violencia contra las mujeres en este país. La polémica estalló, también entre los feminismos de muchos lados. Se denunció el anacronismo de una denuncia que se realiza en un contexto de objetualización y cosificación del cuerpo de la mujer, donde muchas situamos el origen del resto de violencias. Otras pidieron no olvidar que se trata de una campaña de marketing, tanto del concurso como del canal de televisión, aprovechando el contexto de denuncias feministas. Muchas lo consideraron un aporte más a la lucha desde el mainstream. Para hablar de las misses, de testimonios y del aluvión de denuncias fui a buscar a Francesca Denegri, autora, entre otros libros, de El abanico y la cigarrera. La primera generación de mujeres ilustradas en el Perú (Lima, 1995 2001) y de Dando cuenta. Estudios sobre el testimonio de la violencia política en el Perú 1980-2000 (Lima 2016).

    Se ha dicho que ningún colectivo feminista podría haber conseguido el impacto mediático que lograron las misses. ¿Crees que ha tenido un alcance real y ahora hay más consciencia o es una anécdota?

    No dudo de la pegada mediática del episodio de marras, pero creo que su relación con los colectivos feministas va más allá de cuál tuvo más alcance. El fondo de la cuestión es la lógica de sobrevivencia de la Organización Miss Universo (OMU), su versión local, Miss Perú y los conglomerados que también tienen su pedazo de torta en el concurso. Hay que tener en cuenta la crisis que habrá supuesto para la empresa madre, que en el contexto de movilizaciones feministas para denunciar la violencia de género, varias candidatas al Miss USA hicieran declaraciones en la prensa acerca de prácticas dudosas, tipo “inspecciones” humillantes y cierto manoseo, a las que Donald Trump, que era entonces el dueño de la empresa, las sometía sistemáticamente. Sin contar con los alardes públicos del magnate acerca de su interés en tener candidatas “calientes” antes que inteligentes.

    Dios, gracias por recordarme que Donald Trump era dueño de Miss Universo.

    Aunque en 2015, en medio de un clima de creciente alerta global frente a la violencia sexual contra las mujeres, Trump vendió sus acciones, el daño que las denuncias contra su dueño implicaban para el futuro del certamen tenía que ser controlado. Se entiende por qué entonces la empresa opta por reencauchar la imagen del evento, apropiándose de una plataforma de empoderamiento de mujeres dentro de la que habría que ubicar las ahora famosas enunciaciones de las candidatas a Miss Perú en el Teatro Municipal.

    Leer más



    Participación de los Usuarios


    No hay comentarios para mostrar.



    Guest
    You are commenting as a guest. If you have an account, please sign in.
    Add a comment...

    ×   Pasted as rich text.   Restore formatting

      Only 75 emoticons maximum are allowed.

    ×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

    ×   Your previous content has been restored.   Clear editor

    ×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.


×